Nutriguia - Conocer mas para alimentarse mejor



Fecha: 01/09/14

Alimentación

para personas sanas

Nutrición en Adultos Mayores

Lic. Raquel Palumbo


INTRODUCCIÓN


El abordaje de la Nutrición en Adultos Mayores exige algunas precisiones acerca de este grupo etario.
En primer lugar, se considera adulto mayor a toda persona cuya edad cronológica es de 65 años o más.
Y en segundo lugar, saber que la población de los adultos mayores no es homogénea, a personas con igual edad cronológica puede corresponder distinta edad biológica. No todos envejecen por igual.
Por eso existen diferentes grupos o tipologías con distintos objetivos en la atención de los mismos, a saber:
- Anciano sano, es el que no presenta enfermedad ni alteración funcional, mental o social alguna. Las actividades sobre este grupo son fundamentalmente preventivas y recaen en la Atención Primaria (educación alimentaria nutricional y promoción de hábitos alimentarios saludables).
- Anciano enfermo, es el que presenta alguna afección aguda o crónica pero sin problemas funcionales, mentales o sociales. Es beneficiario de Atención Primaria y cuando es preciso, de intervenciones especializadas (educación alimentaria nutricional y tratamiento nutricional individual)
- Anciano frágil, vulnerable o de alto riesgo, es el que presenta una serie de características médicas (procesos crónicos invalidantes, polifarmacia, etc.), deterioro funcional o mental, problemas sociales (ingresos insuficientes, aislamiento) o factores demográficos (mayores de 80 años) que son factores de riesgo de dependencia, institucionalización y muerte. El principal objetivo en estos casos es la prevención y la atención (educación alimentaria nutricional y tratamiento nutricional individual).
- Paciente geriátrico, es el que reúne tres o más de los siguientes requisitos: edad superior a 75 años, pluripatologias relevantes, la enfermedad principal tiene carácter incapacitante, patología mental acompañante, problemática social en relación con su estado de salud. En estos pacientes el principal objetivo es asistencial tanto terapéutico como rehabilitador (educación alimentaria nutricional y tratamiento nutricional individual).
En Geriatría el objetivo principal de la Atención Primaria, es lograr que el adulto mayor permanezca en su medio durante el mayor tiempo posible y en adecuadas condiciones de salud, bienestar y seguridad. Un estado nutricional adecuado contribuye al cumplimiento de este objetivo.



PROCESO DE ENVEJECIMIENTO NORMAL


El envejecimiento normal es un proceso que comprende modificaciones biológicas, psicológicas, sociales y funcionales (desempeño en su familia y la comunidad) que se producen en el ser humano durante toda su existencia.
El conocimiento de estos cambios que caracterizan al adulto mayor es imprescindible para actuar desde el área nutricional con eficacia y eficiencia.



Cambios Biológicos:


1- En las medidas corporales
- La talla disminuye progresivamente por el colapso de las vértebras y la curvatura de la columna vertebral. Se estima que a partir de los 60 años hay una pérdida de un centímetro o más por cada década de edad.
- El peso corporal se estabiliza entre los 40 - 50 años y a partir de los 70 años empieza a descender paulatinamente.

2- En los comportamientos corporales
- Pérdida de masa corporal sin grasa (peso corporal total menos el peso de la grasa corporal).
- Aumento de la grasa corporal.
- Disminución de la masa ósea, por cambios en el metabolismo óseo, por alteraciones endocrinas y por la absorción deficiente o ingesta inadecuada de calcio.
- Disminución del agua corporal total (compartimiento extracelular).

3- En el aparato digestivo
- Pérdida de piezas dentarias.
- Xerostomía o sequedad de boca.
- Modificación del sistema neuromuscular de la cavidad bucal provocan una alteración no significativa de la coordinación muscular.
- Disminución del número y función de las papilas gustativas.
- Disminución global de la peristalsia esofágica.
- Cambios en la mucosa gástrica y en las glándulas digestivas, descenso en la capacidad funcional digestiva. Mayor saciedad que en el adulto joven.
- Disminución de la motilidad intestinal, disminución de la superficie de absorción, menor capacidad de transporte de nutrientes.
- Atrofia del músculo propulsor y cambios en las células secretoras de moco provocan cambios estructurales (divertículos) y funcionales (estreñimiento).

4 - En el sistema nervioso
- Disminución del número de células nerviosas, enlentecimiento de los movimientos, temblor senil, cambios en la memoria.

5 - En los órganos de los sentidos
- Disminución relativa de la audición, la vista, el gusto y el olfato.

6 - En el metabolismo
- Disminución del metabolismo basal entre el 10 y 20 % entre los 30 y 75 años, debido a la menor masa muscular.
- Intolerancia a la lactosa.
- Disminución progresiva de la concentración plasmática de colesterol a partir de los 70 años.
- Pérdida del protagonismo del músculo en el metabolismo de las proteínas.
- Pérdida de la capacidad de aumentar la absorción intestinal de calcio cuando la ingesta es deficitaria.



Cambios Psicológicos


- Enlentecimiento de los procesos de aprendizaje.
- Dificultad para adaptarse a los cambios del medio que los rodea.



Cambios Sociales


- Retiro laboral, con la pérdida de roles ocupacionales o profesionales.
- Disminución de los Ingresos.



Cambios Funcionales


Aumento progresivo de las dificultades para la selección, preparación y consumo de os alimentos.



VALORACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL


Múltiples son los métodos para valorar el estado nutricional de los adultos mayores, de variado costo y complejidad. Lo ideal es la integración de los datos antropométricos, bioquímicos, clínicos y dietéticos.



Parámetros Antropométricos


La Organización Mundial de la Salud exhorta a los países miembros a compilar datos antropométricos sobre los adultos mayores y vigilar la salud de este sector de la población mediante encuestas antropométricas efectuadas periódicamente.
Las medidas antropométricas más empleadas son: peso corporal, altura corporal, los pliegues cutáneos y las circunferencias.

Peso relativo para la altura
Las tablas de peso por altura derivada de los datos de la Nacional Health and Nutrition Surveys III (NHANES III) representan un avance porque incluyen personas de más de 60 años.
La talla puede estimarse cuando existen dificultades para su medición a través de la medida de la altura de la rodilla.



Fórmula de Chumlea:


Hombre: Talla = (2.02 x altura talón rodilla cm) - (0.04 x edad años) + 64.19
Mujer: Talla = (1.83 x altura talón rodilla cm) - (0.24 x edad años) + 84.88

 

Cambios de peso
Porcentaje de pérdida de peso corporal (peso habitual - peso actual / peso habitual x 100)
Tiempo Perdida significativa Perdida severa
1 semana 1 - 2 % > 2 %
1 mes 5% > 5 %
3 meses 7.5 % > 7.5 %
6 meses 10% > 10 %

 

 

Índice de Masa Corporal (IMC)
(peso (Kg.) / altura (cm) x altura (cm))
IMC  
< 18,5 Bajo peso
18,5 - 24,9 Normal
25 - 29,9 Pre-obesidad
30 - 34,9 Obesidad grado1
35 - 39,9 Obesidad grado 2
>40 Obesidad mórbida

 


Pliegues cutáneos


Pliegues subcutáneos: bicipital, tricipital, subescapular y suprailíaco.
El porcentaje de grasa corporal total se puede estimar por la sumatoria de estos pliegues cutáneos utilizando la tabla de Durnin:
Porcentaje de grasa normal: menor a 25% para hombres
menor a 30% para mujeres
Porcentaje de grasa excesivo: mayor a 25% para hombres
mayor a 30% para mujeres



Circunferencias


Constituyen un conjunto de datos importantes.
En primer lugar por el cambio en los depósitos grasos desde las partes periféricas a las centrales al aumentar la edad. La acumulación de grasa abdominal parece ser mayor en los hombres que en las mujeres, como se pone de relieve por la mayores circunferencias de cintura en los hombres y su aumento progresivo con la edad.
En segundo lugar por los vínculos existentes entre la distribución de la grasa y la salud.
Las más utilizadas son la circunferencia media del brazo, de la cintura y de la cadera.



Parámetros bioquímicos


Estos parámetros reflejan las alteraciones del estado nutricional antes de que tales cambios puedan detectarse mediante otros métodos.
- Estado de las proteínas (albúmina sérica, transferrina, hemoglobina, linfocitos totales)
- Hipercolesterolemia (LDL y HDL)
- Estado del hierro
- Estado de los folatos



Parámetros clínicos


- Signos clínicos
- Estado funcional (actividades de la vida diaria y actividades instrumentales de la vida diaria)
- Estado de la cavidad oral
- Estado mental / cognitivo



Parámetros dietéticos


- Método prospectivo (diario o registro de alimentos en el momento del consumo de los mismos)
- Método retrospectivo (recordatorio de 24 horas, frecuencia de consumo, historia dietética). Dependen de la capacidad de la persona para recordar la ingesta de alimentos en el pasado y por lo tanto están sujetas a la memoria del adulto mayor.



Cribado nutricional


Es un método recomendado en los adultos mayores.


A continuación se presenta uno de los instrumentos más utilizados, el Determine Your Nutricional Health Checklist (lista de comprobación para determinar la salud nutricional).


- Padezco una enfermedad o condición que me hizo cambiar el tipo y/o cantidad de alimento que consumo (2)
- Consumo menos de dos comidas al día (3)
- Consumo poca frutas, vegetales o productos lácteos (2)
- Bebo más de tres vasos de cerveza, licor o vino, casi a diario (2)
- Tengo problemas dentales o bucales que dificultan mi alimentación (2)
- No siempre dispongo del dinero suficiente para adquirir los alimentos que necesito (4)
- Como solo la mayoría de las veces (1)
- Tomo a diario tres o más medicamentos recetados o por mi cuenta (1)
- Sin quererlo, he perdido o ganado 5 Kg. de peso en los últimos seis meses (2)
- No siempre puedo comprar, cocinar y/o comer por mí mismo por problemas físicos (2)



Si la puntuación total es:


- 0 a 2: Bien. Vuelva a realizar este cuestionario en seis meses.
- 3 a 5: Riesgo nutricional moderado. Consulte como mejorar sus hábitos alimentarios y estilo de vida. Vuelva a realizar este cuestionario en tres meses.
- 6 o más: Riesgo nutricional alto. Consulte al profesional especialista en nutrición para mejorar su salud nutricional.

 

Estos instrumentos de cribado no están concebidos para reemplazar a los indicadores antes mencionados, sino para identificar a personas de edad avanzada susceptibles de someterse a medidas de evaluación nutricional más detalladas y amplias.



INGESTA RECOMENDADAS DE ENERGÍA Y NUTRIENTES


Las necesidades dietéticas recomendadas para las personas mayores siguen siendo fuente de controversias por los escasos estudios que incluyen a este grupo erario.



Energía


Las necesidades de energía disminuyen un 10% por década a partir de los 60 años.

 

Edad (años) Necesidades de Ingesta energéticas (Cal/día)
60 - 69 Varones 2400 Mujeres 2000
70 - 79 Varones 2200 Mujeres 1900
> 80 Varones 2000 Mujeres 1700

 


Proteínas

 

La ingesta recomendada es de:

 

- 0.8 gr / Kg / día = 63 gr / día (hombres)
  50 gr / día (mujeres).

 

 

Hidratos de Carbono


- Deben representar del 50 - 60% del Valor Calórico Total (VCT)
- Fibra: 20 - 35 gr / día



Grasas


- No deben sobrepasar el 30% del VCT (7 - 10% ácidos grasos saturados, 10 % de poliinsaturados y el resto monoinsaturados).
- Colesterol: hasta 300 mg / día.



Minerales y vitaminas


Las necesidades más relevantes son:

- Fósforo: 1000 mg - Vitamina D: 800 UI
- Sodio: 1.5 a 2 gr - Vitamina C: 60 mg
- Potasio: 125 - 850 mg - Vitamina B1: 1 mg
- Calcio: 1500 mg - Vitamina B6: 2.5 mg
- Hierro: 15 mg - Vitamina B12: 3 mg
- Cinc: 15 mg - Folatos: 200 microgramos
- Vitamina A: 5000 UI  

Estas necesidades diarias se cubren con una alimentación de 1800 a 2000 calorías.



Líquidos


- En condiciones normales, 1 ml por caloría consumida.



EN SÍNTESIS


La intervención nutricional debe considerar:
- La tipologia del adulto mayor
- Los cambios en el proceso de envejecimiento normal
- Los resultados de la valoración nutricional
- Las necesidades nutricionales para el grupo etario
- Los múltiples significados del alimento (nutricional, gastronómico, identidad cultural, religioso o mágico, medio de influencia y poder).
- La dinámica de los hábitos alimentarios que permite aseverar que en las personas de edad avanzada también se pueden modificar utilizando estrategias apropiadas .
- Que los cambios de comportamiento alimentario propuestos deben ser progresivos y asumidos por consenso entre el adulto mayor y el profesional.



Principios de la Nutrición en Adultos Mayores


Realizar una alimentación:
- Suficiente para cubrir las necesidades y mantener el peso corporal en parámetros normales.
- Completa incluyendo alimentos de todos los grupos.
- Armónica, guardando relación entre el consumo de los distintos alimentos.
- Adecuada, a la situación del adulto mayor.

 

Evitar los excesos en la alimentación.
Realizar como mínimo cuatro comidas diarias.
Consumir lácteos con bajo contenido de grasas.
Seleccionar preferentemente carnes blancas (pollo, pescado).
Incluir frutas y verduras diariamente.
Evitar el consumo excesivo de: grasas de origen animal, sal de mesa, azúcar, dulces,
golosinas y bebidas alcohólicas.
Incluir aceite vegetal crudo diariamente.
Consumir abundantes líquidos (mínimo 2 litros por día).
Comer despacio, masticar bien cada bocado
Conservar el placer por comer.



Bibliografía recomendada


- Aleman Mateo H. y col. Antropometría y composición corporal en personas mayores de 60 años. Importancia de la actividad física. Salud Pública de México 41; 4: julio 1999.
F Becerra F. Valoración antropométrica en el anciano del nuevo milenio. Lecturas sobre Nutrición 8 (3): 71 - 75, 2001.
- FAO. Necesidades humanas de energía. Manual para planificadores y Nutricionistas. Roma 1996.
- Mahan K., Escott - Stump S. Nutrición y Dietoterapia de, Krause. 10 ma. Edición. McGraw-Hill Interamericana. 2001. Mexico.
- Schlenker, E. Nutrición en el anciano. 2 da. Edición. Doyma Libros. España, 1994.

 
Contenido